jueves, 1 de julio de 2010

Boreas, regular del todo

Un sitio con una buena ubicación y un buen velador. Pero hasta aquí lo bueno, puesto que tanto el servicio como la comida fueron muy mejorables.

El relato comienza con una promesa de atención y buena comida en la primera toma de contacto con el personal de sala y el menú. Este último bien balanceado, con una selección de platos diversos y con una sonoridad que invitaba a pedir varias cosas. Ya en tema, esto fue lo que pedimos.

Mini hamburgesas de antílope: Parece que se impone la carne de este animal de la sabana africana. Viene acompañado por unas berenjenas ahumadas con un sabor a humo muy pronunciado. La carne estaba salada, a parte que picar una carne tan especial me parece un desperdicio. Igualmente viene sobre un tosta de pan bastante regular y de tilde industrial, siempre uno espera una hamburguesa con su pan reglamentario. Por último, usan una salsa de mango no todo lo dulce que uno se espera.

Merluza rellena de calabacín con huevo de codorniz. Recomendable, fritura al punto justo. El calabacin del interior estaba perfectamente cocinado, me atrevo a decir que fue previamente blanqueado por que conservaba un color bastante llamativo. Por cierto, la mejor forma de blanquear verduras es añadir al agua un poco de bicarbonato de sodio. El nuevo estado básico del agua hace que la perdida de color sea muchísimo menor. Los acompañantes fueron escasos y poco enlazados con el pescado. De nuevo la salsa de mango que deja una pregunta en el aire. ¿será que los mangos de aquí no son lo suficientemente dulce o que?.

Lasaña de manzana, que por desgracia nunca llegó a la mesa. Fue olvidado en la comanda.

El servicio, lento y parecen estar despistados, se olvidaron de un plato como ya dije. Pero lo peor es que sacan las tapas a un ritmo desigual, una primero, luego otra, luego otra, y así. Si estás compartiendo cosas pues no tiene mayor problema. Pero si no lo haces es un problema grave. Si además sumamos que el sitio no estaba lleno, el servicio y el ritmo de la cocina es bastante mejorable

Por cierto, cobran el servicio de pan. Y en esta ocasión de pan no había nada, solo una bolsa individual de picos. Nefasto y descaro por doquier. No deseo no recomendar este sitio, pero hay cosas importantes que deben solventar antes que cualquier cosa.

Nota: 1 estrella y media

1 comentario:

Felipe dijo...

Ir al Boreas y no pedir la tosta con solomillo, cebollas caramelizadas y foie es un delito. Yo frecuento el de la Alameda, que igual mucho glamour no tiene, pero lo que sí tiene son menús al medio día por 9,95€. Por cierto que también lo han puesto en el Solito Posto al mismo precio. La crisis es lo que tiene.